Biografia
Comentarios sobre la obra
Poemas no incluidos en libro
Talleres de Lectura y Escritura
Los poemas del taller
Algunos poemas traducidos
Entrevistas
Galeria
Contacto


 

UNA POSTAL PARA EL BICENTENARIO

Éste es mi río: chocolate y saqueo.
Ancho como un mar pero sin pretensiones,
donde la plata brilla por su ausencia,
igual que nuestros sueños de revolución.

Mi cucharita de plata de Potosí sobre la biblioteca
me habla del fracaso mejor que mis ancestros.
(una memoria de acuarela).

Pero digo manzana, noche, ultramarino,
digo seda, lluvia, compasión,
y la fortuna de mi pequeño puerto al sur del Sur,
el idioma que me regalaron
brilla en el frasco antiguo de botica antigua
como plata.


ROSALINDA

Y puede ser que te ubique
en donde nada sucede.
Donde las siestas piensan
por sí mismas
y todos miran pasar camellos
desde cocinas limpias
o jardines de invierno.
Te llamo Rosalinda
y puede ser que hasta acierte
con tu nombre,
magnolia tonta, rosa fea
encarnada,
depositando en baldes tus virtudes.
Te llamo Rosalinda
y es como si quisiera ensangrentar
tus guantes blancos.
Pero nada se puede
contra tu espera legendaria.
Seguirás guardando tu pasión
en pastilleros
y dando vuelta tu falda
a sus aromas.
Para que nada suceda,
Rosalinda,
excepto mi asesinato a la comprensión
ante tu puerta entornada.

"La Gaceta", S.M. de Tucumán 01/08/82


HAIKUS

La tarde viaja
en el ala del pato.
Suelta a la lluvia.                            

El pez ya no está.
Come de mis sueños,
rojo en la tarde.

La magnolia
sorprende a mi corazón.
Saco de lluvia.

Jardín japonés, 11/10/08

 
Diseño y Desarrollo: Mariel Burstein